Argentina

Sigue el mal tiempo y la sudestada, pero empieza a bajar lentamente el agua en las zonas inundadas

Format
News and Press Release
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Desde Defensa Civil confirmaron que la situación, aunque de manera muy paulatina, se estabiliza, luego de que el río de La Plata casi alcanzara su pico máximo. Lo confirmó el Centro de Prevención de Crecidas; el desborde del río en Quilmes causó temor desde temprano; ahora, hay un leve respiro, pero sigue la advertencia por sudestada .

Tras alcanzar casi los tres metros de altura, el río de La Plata comenzó lentamente a ceder en la costa de Quilmes, aunque el temor de los vecinos continúa mientras rige la advertencia por sudestada y llluvias intensas en la zona ribereña.

En tanto, en las localidades más afectadas por las inundaciones en el norte de la provincia, el agua también comenzaba a dar un respiro. El río Luján, luego de llegar a un pico de 5,40 metros, comenzó a bajar y el clima, por ahora, no llovía. El río Arrecifes, luego de marcar una altura de 9,3 metros, se encontraba estable en 9,20.

Operativo en Quilmes

A las 5:30, el río registró una altura de 2,90 metros: 3 metros es una altura crítica. A esa hora, el agua desbordaba a lo largo de la avenida, por cinco cuadras, y amenazaba a los vecinos que viven en los barrios del bajo de esa ciudad. Más tarde, pasadas las 8.30, el nivel del agua empezó a bajar, aunque de manera muy paulatina.

Según reportó Defensa Civil de Quilmes, por estas horas, el río "está bajando". El fenómeno provocó calles anegadas en la zona ribereña pero no hubo evacuados y aunque no hay alerta por nuevas crecidas en el corto plazo, unos 60 hombres voluntarios están preparados para salir en auxilio de los damnificados, especialmente en las zonas más críticas. Defensa Civil, en paralelo, acondiciona los lugares para alojar a los afectados.

Tigre

En tanto, en Tigre, el nivel del agua apenas superó los 3,10 metros, cuando se esperaba que llegara a 3,50. Los puntos afectadas por el temporal son, en parte, el paseo costero y la zona baja de Rincón de Milberg.

Entre los daños registrados, hay calles anegadas, aunque el agua no ingresó en las viviendas y tampoco hubo evacuados.

Luján

Desde la sede de los bomberos en Luján, aseguraron a LA NACION que el nivel del río "está bajando", y se encuentra en el nivel de los 4,30 metros. También informaron que no hubo nuevos evacuados durante la noche. Además, dijeron que los vientos del sur no están afectando el descenso en el nivel del agua.

En esa ciudad y los pueblos de los alrededores, aún hay cientos de evacuados en los centros públicos y miles de autoevacuados. Si bien los evacuados pasaron la noche en once centros de alojamiento, entre escuelas, una universidad, sociedades de fomento y centro de jubilados, la de ayer fue una noche de intenso frío, y una familia de siete integrantes que pasó la noche refugiada en el cementerio, junto a aquellas personas que están en los techos de sus casas "fueron los que más sufrieron", dijeron los bomberos a DyN.

Mercedes

También sobre la vera del río Luján, en Meredes se quejaron de que el agua está bajando "muy lentamente" y que esperan que el agua no se vaya "por 4 o 5 días más". Pablo Vera Debonis, jefe de prensa del municipio que conduce Carlos Selva, del Frente Renovador, dijo que si bien la sudestada "no hace subir el agua, pero no la deja bajar, porque el río de la Plata retiene el nivel" y reclamó que "por la obras que el gobierno nos niega, el agua va a tardar el doble en bajar".

Salto

"Por ahora la situación se mantuvo estable", aseguraron a LA NACION en la guardia del cuartel de bomberos. El nivel del río Arrecifes se ubica en 9,23 metros, lo que es muy similar a lo que marcó en los días previos. A primera hora de la mañana, los bomberos recomenzaban otra jornada de recorridas y asistencia con agua potable y alimentos.

El intendente de esa localidad, Oscar Brasca, confirmó hoy que esta mañana eran 680 los evacuados, y más de 5 mil las personas afectadas por las inundaciones en ese municipio. Si bien Brasca, que pertenece al Frente Para la Victoria, admitió que es necesario realizar nuevas obras ante el incremento de las precipitaciones, señaló a las intensas lluvias, la siembra y la construcción en la vera del río como las causas de la inundación.

Arrecifes

El intendente de Arrecifes, Daniel Bolinaga, sostuvo hoy que seguían siendo 230 los evacuados. Bolinaga, también del FPV, admitió que se deben "hacer obras" pero señaló que "el exceso de lluvias y la siembra directa son dos factores importantes porque estas inundaciones son de estos últimos diez años, en los que ha cambiado el trabajo agropecuario". Por ahora, en la zona no llovía, pero el clima todavía permanecía inestable, por lo que no se descartan precipitaciones.

Rutas 8 y 9 cortadas

Tres tramos de la ruta nacional 8 y otro de la ruta nacional 9 permanecían cortados esta mañana por la acumulación de agua producto del desborde de los ríos Luján, Areco y Arrecifes.

Fuentes policiales informaron que los cortes en la ruta nacional 8 se registraban a la altura del kilómetro 88, en Parada de Robles; kilómetro 59, en Pavón; y 170, en Arrecifes, mientras que el corte en la ruta nacional 9 se producía a la altura del kilómetro 109,500, en Zárate.

Areco

El intendente de San Antonio de Areco, Francisco "Paco" Durañona, informó que también el río Areco "sigue bajando", y que él espera que para la noche de hoy "ya se acerque a su cauce". Durañona, también del Frente Para la Victoria, confirmó que hay 120 evacuados "en el gimnasio municipal" y comparó estas inundaciones con las de 2009 y con "la última crecida importante en noviembre de 2014". Señaló que ésta vez "llovieron 60 milímetros más" y las diferencias son "sustanciales".

Para Durañona, que en las primarias perdió por 270 votos con el frente Cambiemos, la situación solo empeorará si caen "lluvias como la del miércoles pasado, donde caen 180 milímetros en una hora".

"Mientras llueva normal, estamos bien", aseguró.

Con la colaboración de Valeria Musse