RMRP 2020 - El Cono Sur

Report
from R4V
Published on 13 Nov 2019 View Original

Prioridades estratégicas de la respuesta

En estrecha coordinación con los gobiernos, los socios en los países del Cono Sur responderán a las necesidades humanitarias, de protección e integración de los refugiados y migrantes de Venezuela enfocándose en:

Refugio y asistencia alimentaria, transporte humanitario, artículos no alimentarios e iniciativas de saneamiento.

Fortalecimiento de las capacidades de respuesta de los gobiernos, especialmente en las áreas de salud y educación.

Suministro de información y orientación sobre los mecanismos de asilo, regularización y documentación, así como sobre los servicios sociales disponibles.

Fortalecimiento de la prevención, mitigación y respuesta a los riesgos de protección, especialmente para aquellos con necesidades específicas y en las áreas de violencia de género y contrabando y trata de personas.

Facilitación del reconocimiento y revalidación de títulos académicos y profesionales.

Desarrollo de políticas / programas de inclusión laboral junto con los gobiernos y el sector privado, incluidas las iniciativas de autoempleo y emprendimiento.

Iniciativas contra la xenofobia y la discriminación, incluidas las actividades de cohesión social entre refugiados, migrantes y comunidades de acogida.

Situación

Los países que forman parte del Capítulo del Cono Sur (Argentina, Bolivia, Uruguay y Paraguay) han mantenido una política de puertas abiertas para refugiados y migrantes de Venezuela. Según las cifras oficiales, más de 163,000 venezolanos residían en la subregión en septiembre de 2019, lo que se espera que llegue a 236,000 para finales de 2020.

Los países del Cono Sur en general han brindado acceso universal y gratuito a los sistemas de salud pública y educación, y se han desarrollado políticas y programas para la integración de refugiados y migrantes de Venezuela (incluido el reconocimiento y la revalidación de títulos académicos y profesionales; programas de capacitación para el empleo; planes para favorecer el autoempleo). Sin embargo, las capacidades sobrecargadas, las barreras administrativas, la falta de documentación y los títulos no reconocidos, a veces limitan el acceso a los servicios para refugiados y migrantes. Considerando la tasa actual de llegadas, con un número creciente de personas con necesidades específicas, los gobiernos de la subregión han mejorado sus servicios de recepción y documentación, al tiempo que han identificado necesidades apremiantes en áreas de asistencia humanitaria de emergencia; regularización y procesos de asilo; atención médica; educación; protección infantil, mujeres y poblaciones LGBTI; lucha contra la violencia de género y el tráfico/contrabando; y la generación de oportunidades para la inclusión económica y social.