Argentina

Los riesgos sanitarios: peligroso corolario del temporal

Format
News and Press Release
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Enfermedades derivadas del contacto con agua contaminada y mordeduras de animales necesitaron asistencia

Por Víctor Ingrassia | LA NACION

Cuando las aguas bajan, las alarmas sanitarias suben. Las 10.000 personas afectadas por las fuertes lluvias que azotaron la provincia de Buenos Aires en la última semana exponen su salud a un riesgo elevado cuando es el momento de regresar a sus hogares. Enfermedades respiratorias, infecciosas, accidentes y traumatismos provenientes por picaduras o mordeduras de animales son la principal amenaza a la hora de abrir la puerta.

Ese riesgo sanitario se evidenció ayer, cuando en las localidades bonaerenses afectadas comenzaron a recibirse denuncias por aparición de víboras, arañas y roedores, que tras las inundaciones salen de sus madrigueras o son transportadas por la vegetación acuática. Estas especies suelen buscar refugio en casas o en construcciones que encuentran a su paso.

Ayer por la mañana, cerca de una vivienda del barrio Marchetti, se podía ver una víbora muerta sin la cabeza. Enrollada en un palo, se exhibía como muestra de una lucha frente a la nueva amenaza. "Estaba al lado de los ladrillos de la casa. Tenía toda la pinta de ser venenosa y la maté con un machete", dice Oscar Villalba, un afectado, como si nada lo sorprendiese.

Ya en los últimos días habían comenzado a crecer las consultas por las enfermedades más comunes derivadas del contacto con aguas contaminadas: diarreas, infecciones respiratorias, hepatitis A, leptospirosis y la toxiinfección alimentaria.

El gobierno de la provincia de Buenos Aires comenzó con el "operativo vuelta a casa" que incluye un plan sanitario con vacunación, asistencia a los afectados y prevención de posibles enfermedades derivadas de la inundación. La cartera provincial informó en un comunicado que sus seis hospitales móviles mantienen la atención médica y tienen garantizado el stock de medicamentos tanto para niños como adultos.

El doctor Nelson Donato, director Nacional de Emergencias Sanitarias (Dinesa), aseguró que están capacitados para afrontar la emergencia debido al trabajo realizado junto con las autoridades bonaerenses. "Hemos distribuido dispositivos sanitarios en puntos críticos que permanecerán todo el fin de semana. Están integrado por equipos de salud, médicos, enfermeros y psicólogos, ya que hay una gran necesidad de contener las crisis nerviosas en los damnificados por las inundaciones", destacó.

El funcionario resaltó: "Ante la presencia de roedores y alimañas, si no es posible alejarse a tiempo, se debe evitar hacer movimientos bruscos y no tocarlos de ningún modo". Y destacó que si llegase a producirse la mordedura de una víbora, lo importante es mantener la calma, restringir los movimientos y dirigirse al centro de salud u hospital más cercano. En el camino, hay que mantener el área afectada por debajo del nivel del corazón para reducir el flujo de un posible veneno". Y agregó que el Ministerio de Seguridad es el que coordina las acciones que se están tomando porque elaboraron el mapa de riesgo y trabaja con Gendarmería Nacional para llegar a todos los hogares.

PREOCUPACIÓN POR EL CROMO

También ayer, a primera hora de la tarde, en las redes sociales comenzó a circular con fuerza la versión de un derrame de una sustancia oscura en las aguas del río Luján. Horas después, AySA realizó un relevamiento aéreo en el que detectó una pluma de contaminación en el canal Arribeños -que vuelca al río Luján-, cuyos análisis de laboratorio confirmaron la presencia de cromo. Según confirmó la empresa, se implementaron acciones de manera inmediata para anticipar y prevenir el eventual ingreso de este contaminante a sus plantas potabilizadoras.

La doctora Cristina Freuler, jefa del Servicio de Infectología del Hospital Alemán, se refirió a otros problemas de la contaminación. "El agua se contamina por la orina y materia fecal de animales [por ejemplo, de perros, gatos o caballos], lo que si toma contacto con lesiones en la piel humana, ojos o mucosas puede originar una infección llamada leptospirosis -una de las zoonosis más comunes-. Y también puede aparecer el hantavirus. La fiebre tifoidea se manifiesta si la contaminación proviene de materia fecal humana", explicó la especialista.

Así, las enfermedades gastrointestinales suelen presentarse cuando el agua contaminada ingresa en el organismo, en la mayoría de los casos por una mala higienización de manos y utensilios. Freuler precisó que otro foco de atención médica debe ser la relación del agua con el frío, lo que puede derivar en una gripe, neumonía o bronquiolitis.

"Por último, está el grupo de los accidentes y traumatismos. Cuando una vuelve a la casa, se puede lastimar con cualquier objeto contaminado con agua sucia y originar una herida pequeña. Por ejemplo, el tétanos no implica elementos oxidados únicamente, ya que cualquier cosa que contenga tierra es transmisor de la enfermedad. Y, por supuesto, está el riesgo de las mordeduras de roedores y las picaduras de víboras y arañas venenosas, que salen del agua y buscan refugio y un lugar seco dentro de las casas", comentó.

DE QUÉ CUIDARSE DESPUÉS DE LA INUNDACIÓN

Serpientes

En caso de sufrir una mordedura, se recomienda, en lo posible, sacarle una foto o tratar de recordar los máximos detalles de la fisonomía de la serpiente para presentar luego en el hospital o sala de urgencia.

Gérmenes

El agua de lluvia que toma contacto con el piso acarrea múltiples gérmenes, los cuales suelen ser virus y bacterias, como por ejemplo, la leptospirosis o el hantavirus.

Hepatitis A

Si una persona no está vacunada contra la hepatitis A o incluso hay chicos que no completaron sus tres dosis obligatorias están en riesgo de contraer esta enfermedad.

Con la colaboración de Diego Yañez Martínez.