Argentina

Impactos de las crisis climáticas en la pobreza y la macroeconomía en la Argentina

Format
Analysis
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

Contexto y mensajes principales

Es urgente que se tomen medidas de adaptación al cambio climático en la Argentina.

El cambio climático afecta la economía argentina y el bienestar de su población por muchos medios distintos (gráfico 1). Las precipitaciones extremas (inundaciones y sequías) son los principales riesgos climáticos del país. Desde 1980, la cantidad de eventos pluviales extremos se ha triplicado, y recientemente se han producido fenómenos severos que ponen de relieve la necesidad de mejorar la gestión del riesgo. De cara al futuro, los cálculos establecidos en el quinto informe de evaluación (AR-5) del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) sugieren que es probable que para fines de siglo las precipitaciones en la zona noreste del país se incrementen, mientras que en la región meridional las precipitaciones promedio podrían reducirse. Para fines de siglo, la frecuencia de los eventos de precipitaciones extremas aumentará, aunque es probable que la magnitud de los cambios a corto plazo sea moderada. En la segunda contribución determinada a nivel nacional del Gobierno argentino se incluye una comunicación de adaptación, en la que se enumeran los impactos socioeconómicos previstos por provincia, por ejemplo, los impactos sobre la producción agrícola, las alteraciones en la infraestructura (cursos de agua, producción de energía hidroeléctrica, carreteras y ferrocarriles), los efectos del calor en la salud, las inundaciones y la mayor carga de morbilidad.

En el contexto de la crisis provocada por la COVID-19, cualquier medida para adaptarse a los futuros impactos del cambio climático debe tener en cuenta la pobreza y las repercusiones fiscales. En la Argentina, la crisis de la COVID-19 ha ejercido una importante presión sobre el presupuesto gubernamental y ha causado un aumento en la pobreza. Los datos más recientes hasta la fecha de elaboración de este informe (marzo de 2021) sugieren que la crisis provocada por la COVID-19 tuvo un impacto negativo en la pobreza en la Argentina, a pesar de que durante 2020 se otorgaron transferencias sociales de emergencia considerables que atenuaron la situación. El aumento en la pobreza se debe, principalmente, a que la inflación se aceleró por efecto de la monetización del déficit primario (profundizado por el incremento en el gasto y la caída en los ingresos fiscales, en un contexto donde se carecía de acceso a los mercados de deuda).

El objetivo de este análisis es ayudarnos a comprender mejor los efectos disruptivos que tienen las crisis relacionadas con el clima en la situación social, económica y fiscal de la Argentina, e identificar medidas adecuadas para atenuar su impacto. Como se muestra en el gráfico 1, las crisis climáticas pueden afectar el bienestar de distintas maneras, por ejemplo, a través de la microeconomía de los hogares al provocar la pérdida de activos e ingresos, lo que puede causar pobreza; a través de la macroeconomía, provocando así cambios en los precios, en los ingresos y el gasto públicos o en las exportaciones; o por último, a través de otros factores no monetarios impulsores del bienestar, como la salud. La importancia de cada uno de estos medios variará según el contexto específico de cada provincia. Dado que es imposible crear un modelo que represente todos los impactos causados por todos los medios, en este informe nos concentramos en dos de los peligros que, históricamente, son los más costoso