Argentina

Impacto de la pandemia en la educación de niños, niñas y adolescentes - Cuarta ronda (junio 2021)

Format
Assessment
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

La mayoría de los chicos y chicas está en las aulas, pero hay 1 millón de estudiantes en el país que aún no retomó la presencialidad

Buenos Aires, 14 de julio de 2021.- Más de 1 millón de estudiantes no pudo regresar a las aulas desde el inicio del ciclo lectivo 2021, según el informe “**Impacto de la pandemia en la educación de niños, niñas y adolescentes**” de UNICEF. La encuesta señala que, en mayo, el 91 por ciento de los hogares argentinos reportó que los chicos y las chicas tuvieron clases presenciales, pero hay un 9 por ciento restante -que representa un millón de estudiantes- que aún no retomó la presencialidad.

El informe se enmarca en la 4ta. encuesta de UNICEF a hogares con chicos y chicas, representativa de todo el país, realizada entre el 24 abril y 12 mayo de este año. El documento se presentó al ministro de educación de la nación y ministros de educación de las provincias.

Los acuerdos federales alcanzados a comienzos de 2021 impulsaron fuertemente el regreso a las escuelas. No obstante, los datos muestran que en el noroeste y en la Patagonia -por ejemplo- la proporción de hogares donde ninguno de los chicos/as tuvo presencialidad desde el inicio de ciclo lectivo asciende al 21% y 23% respectivamente.

“Luego de un año completo sin presencialidad en las aulas, en un contexto de grandes desigualdades sociales y educativas, es vital asegurar la escolarización con la mayor presencialidad posible en todo el territorio argentino”, afirmó Cora Steinberg, Especialista en Educación de UNICEF. “En los lugares donde no se pueda, por cuestiones epidemiológicas, la interrupción debería extenderse por el menor tiempo posible -agregó-. Hoy, más que nunca, es necesario priorizar estrategias de continuidad y calidad de servicios educativos para la población en situación de vulnerabilidad.

Según el informe UNICEF, la escolarización adoptó distintas modalidades. En la mayor parte de las jurisdicciones se implementaron modelos mixtos, que combinan presencialidad y clases remotas; otras priorizaron la presencialidad completa, mediante jornadas reducidas y organización de grupos. En tanto, un tercer grupo solo sostuvo escolaridad remota.

A dos meses del inicio del ciclo lectivo, momento en que se realizó la encuesta, el 67% de los hogares reportó que las niñas, niños y adolescentes asistían a la escuela con modalidad combinada o presencial exclusiva. El 33% restante continuaba su educación a distancia, ya sea por efecto de suspensiones temporales, por casos o sospechas de casos positivo en las escuelas, o bien por decisiones jurisdiccionales vinculadas con la situación sanitaria.

Las percepciones de las personas encuestadas evidenciaron que hubo un fuerte trabajo de las escuelas, sus equipos directivos y docentes para que la vuelta a las aulas se produjera en entornos seguros y cuidados. La difusión de los protocolos de regreso a clases fue exitosa: prácticamente la totalidad de los adultos consultados afirmó conocer y comprender las pautas y recomendaciones de los protocolos escolares. Y 9 de cada 10 afirmó que, en las escuelas, se cumplen.

Asimismo, el relevamiento comprobó que la presencialidad escolar tuvo un impacto sumamente positivo entre las y los estudiantes: 9 de cada 10 familias destacaron que el regreso a las aulas había mejorado el estado de ánimo de las niñas y niños del hogar. En la misma proporción, los y las adolescentes afirmaron que se sintieron contentos al volver a la escuela y de encontrarse con sus pares. Se destaca también, entre los adolescentes, mayor motivación con el estudio y la realización de tareas.

El informe “Impacto de la pandemia en la educación de niños, niñas y adolescentes” que presentó el organismo dialoga con los datos del último reporte del **Observatorio Federal de Regreso a las Aulas del Consejo Federal de Educación: **el Observatorio señala que, a principios de julio, 22% de los estudiantes no asiste a clases presenciales. A diferencia de la encuesta UNICEF, éste dato incluye a estudiantes del nivel superior no universitario.

UNICEF apoya al Observatorio Federal de Regreso a las Aulas del Consejo Federal de Educación junto a la UNESCO. La serie estadística muestra que, en mayo, se registró mayor nivel de interrupción de clases presenciales en todo el país. Los datos también muestran el avance de la vacunación del personal de las escuelas, esencial para sostener y asegurar la presencialidad.

Barreras para sostener la escolaridad

El informe “Impacto de la pandemia en la educación de niños, niñas y adolescentes” también advierte sobre el deterioro de las condiciones sociales y económicas en hogares por la pandemia COVID-19, y su proyección en las trayectorias escolares y en el ejercicio de los derechos de niñas, niños y adolescentes en 2020.

En el 6% de los hogares relevados, por lo menos uno de los chicos o las chicas interrumpió su escolaridad durante 2020: ello representa que como mínimo 357 mil niños y niñas dejaron sus estudios en el primer año de la pandemia y hasta más de 690 mil. En 2021, 8 de cada 10 hogares donde hubo estudiantes que abandonaron la escuela reportaron que la retomaron. Sin embargo, en el 19% restante los chicos y chicas no volvieron a clases, con fuertes disparidades entre regiones. En el noroeste y en el AMBA, estos valores ascienden a 29% y 26% respectivamente.

El acceso a tecnología es uno de los desafíos más relevantes que se advierten en el actual contexto de escolaridad en pandemia. Si bien se identifica una leve mejora respecto del 2020, la situación aún es crítica en tanto 1 de cada 2 hogares no cuenta con una computadora para uso escolar en la casa. El análisis conjunto de equipamiento y conectividad muestra que, en 2021, el 26% de los hogares tiene una situación desfavorable: no tienen dispositivos para trabajo escolar o no tienen internet domiciliario. Adicionalmente, los datos muestran que 1 de cada 4 hogares cuyos chicos y chicas cursan exclusivamente a distancia carecen de recursos TIC.

RECOMENDACIONES DE UNICEF PARA GARANTIZAR LA PRESENCIALIDAD EN LAS AULAS

  • Asegurar la mayor presencialidad posible a lo largo del ciclo lectivo.
  • Sostener y acelerar la vacunación del personal docente y no docente.
  • Buscar activamente a los chicos y las chicas que interrumpieron su escolaridad.
  • Fortalecer las capacidades de los y las docentes para enseñar en grupos heterogéneos.
  • Ampliar la distribución de equipamiento tecnológicos, conectividad y recursos pedagógicos.
  • Priorizar a los chicos y chicas en situaciones de mayor vulnerabilidad.
  • Redoblar coordinación con sectores como Desarrollo Social, ANSES, Trabajo y Salud para garantizar los servicios de protección social, prevención del trabajo infantil y embarazo adolescentes, controles y vacunación regular en salud.

Contactos de prensa

María Lucía Guerra Asociada de Medios, Comunicación UNICEF Argentina Correo electrónico: mguerra@unicef.org