Argentina + 15 more

COVID-19: Impacto de la pandemia sobre población migrante en Argentina, junio 2020

Format
Analysis
Sources
Posted
Originally published
Origin
View original

Attachments

FUNDAMENTACIÓN

La pandemia de enfermedad por Coronavirus, también conocida como pandemia por COVID-19 comenzó el 1 de diciembre de 2019 en la ciudad de Wuhan, en China central, cuando se reportó a un grupo de personas con neumonía de causa desconocida. El 31 de diciembre de 2019, China notificó la detección de casos confirmados por laboratorio de una nueva infección por coronavirus (COVID-19).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el 30 de enero de 2020 la existencia de un riesgo de salud pública de interés internacional, bajo las regulaciones del Reglamento Sanitario Internacional. Y finalmente se declaró a la enfermedad como Pandemia el día 11 de marzo de 2020, debido a su alta cantidad de personas infectadas y muertes que ha causado alrededor del mundo, así como la velocidad en su propagación.

Con el fin de proteger la salud pública frente a la propagación del nuevo coronavirus, la República Argentina dispuso que todas las personas que habitan en el país o se encuentren en él en forma temporaria deberán permanecer en sus domicilios habituales, sólo pudiendo realizar desplazamientos mínimos e indispensables para aprovisionarse de artículos de limpieza, medicamentos y alimentos. Estas medidas de aislamiento social preventivo y obligatorio, iguales para todos y dispuestas para proteger a la población de la pandemia, tienen incidencia en muchos factores de la vida social pudiendo afectar las capacidades de subsistencia económica.

En relación a las personas que previamente a la pandemia se encontraban en situación de vulnerabilidad, el COVID- 19 incrementa esas vulnerabilidades planteando grandes retos de protección para el sector humanitario.

El universo de la comunidad migrante en general, es una población que en mayor o menor medida se encuentra en riesgo por motivos propios de las rutas migratorias, la afectación de acceso a derechos, la escasez de oportunidades por carencia en los medios de vida, la falta de un alojamiento o acceso digno a la vivienda, exposición a patrones de discriminación y xenofobia, trata de personas, entre otras circunstancias.

En Argentina, como consecuencia del brote de COVID-19 se dispuso el cierre total de fronteras, lo que afectó severamente el habitual flujo migratorio de los pasos terrestres, principalmente La Quiaca y Puerto Iguazú. El ingreso de personas migrantes por pasos terrestres, que en los meses previos a la pandemia alcanzaba entre cinco mil y seis mil ingresos de manera mensual, se vio mermado, llegando solo a 20 y 30 personas y de forma excepcional por razones de protección internacional.

El cierre de fronteras sumado al aislamiento social preventivo y obligatorio ha impactado de lleno en la población objetivo, imposibilitando las reunificaciones familiares, la movilidad de las personas migrantes para llegar a su destino final y la necesidad de cumplir el aislamiento para aquellos que, habiendo arribado al país hacía solo un par de días, no tenían vivienda donde realizar la cuarentena.

Frente a este contexto, este estudio busca de medir el impacto de la pandemia reflejado a través de indicadores de Situación habitacional, Situación migratoria y Medios de Vida, Seguridad alimentaria, Salud y Protección de las personas migrantes que son residentes en Argentina con el fin de adaptar las respuestas humanitarias a las necesidades reales de la comunidad migrante.