Argentina

Argentina: Emergencia sociosanitaria en Salta | Reporte de Situación No. 01 de la Oficina del Coordinador Residente (al 17 de febrero 2020)

Format
Situation Report
Source
Posted
Originally published

Attachments

Este reporte es elaborado por la Oficina del Coordinador Residente en Argentina en colaboración con las agencias de la Organización de las Naciones Unidas y socios humanitarios. Cubre el periodo de [29 de enero al 16 de febrero)

Resumen

  • El 29 de enero el Gobierno Provincial de Salta declaró a tres departamentos en emergencia sociosanitaria por 180 días: San Martín, Rivadavia y Orán, debido al fallecimiento de ocho niños y niñas de comunidades de pueblos indígenas de la zona, cifra que se elevó a ocho en los días siguientes.

  • Además de los niños y niñas fallecidos, se han producido decenas de internaciones y algunas altas de niños y niñas en las zonas declaradas en emergencia por complicaciones gastrointestinales y respiratorias agravadas por el estado de desnutrición aguda y deshidratación en la que se encuentran.

  • Departamentos declarados en emergencia, Provincia de Salta, ArgentinaEl Ministerio de Salud del Gobierno Provincial de Salta reporta que se ha identificado 855 casos de desnutrición aguda en menores de 5 años, y más de 10,000 casos en situación de riesgo en los 3 departamentos declarados en emergencia. Continúan los esfuerzos por identificar mejor la situación dadas las limitaciones logísticas, de recursos e información, así como las dificultades de acceso por lluvias en las zonas rurales más alejadas.

  • Al momento se reportan 27 niños y niñas internados/as en estas condiciones, la mayoría de las comunidades Wichí. El Coordinador Residente junto con Representantes de UNICEF, OPS/OMS, ACNUDH, FICR, Cruz Roja Argentina y la Delegación de la Unión Europea realizaron una visita a Salta el 6 de febrero para conocer la situación y poner a disposición el apoyo de la cooperación internacional humanitaria.

  • El Gobierno de Salta ha formalizado una solicitud de asistencia humanitaria al Sistema de Naciones Unidas, el Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y la Unión Europea.

Visión general de la situación

Los departamentos declarados en emergencia en Salta hacen parte de la zona del Gran Chaco, que se extiende hasta las provincias de Formosa, Chaco y norte de Santiago del Estero en Argentina, así como el sureste de Bolivia y el oeste de Paraguay. Se trata del ecosistema más grande de bosque seco en América del Sur. Originalmente poblado por grupos étnicos dedicados a la caza, recolección y pesca, con un modo de vida nómade.

En los departamentos declarados en emergencia sociosanitaria habitan comunidades de pueblos indígenas y comunidades criollas en zonas rurales. Hay 9 grupos étnicos en la zona, siendo el pueblo Wichí el mayoritario.

Las comunidades rurales han sido sistemáticamente desplazadas por procesos de apropiación de sus territorios para inversiones de agricultura extensiva e industria extractiva (principalmente de hidrocarburos) con consecuencias de deforestación, contaminación del agua, pérdida de biodiversidad, y un severo impacto social y cultural hacia las comunidades indígenas que han visto trastocado su modo de vida y medios de vida.

Las comunidades de pueblos indígenas tienen un modo de vida semi nómade actualmente. Se asientan en comunidades, pero con frecuencia se trasladan a otros lugares. Viven principalmente de la caza, recolección y la pesca en algunos casos son beneficiarios de programas sociales de alimentación y transferencia en efectivo con cobertura insuficiente y que no han logrado detener su empobrecimiento a lo largo de los años.

El sistema de salud no satisface sus demandas debido a que hace falta una mejor adecuación intercultural y el acceso también es limitado dada la precariedad de su modo de vida que no les permite acercarse de manera oportuna a los servicios. La atención primaria de la salud no logra cubrir a toda la población rural y, por otro lado, la información recolectada no se logra procesar oportunamente. Ello redunda en una atención insuficiente de las necesidades de salud y un conocimiento parcial de su situación por parte del sector.

Los disparadores de la emergencia sociosanitaria han sido los últimos meses de crisis económica que han impactado a los sectores más vulnerables en el país y particularmente a estas comunidades rurales, las limitaciones de las prestaciones de salud en una coyuntura de cambio de gobierno a nivel nacional, provincial y local, y la crisis económica nacional que no permite contar con los recursos suficientes para afrontar de manera integral la situación.

En cuanto al incremento de la pobreza, hasta el primer semestre de 2019 la pobreza aumentó en toda la Argentina en 8,1%, pasó del 27,3% al 35,4%, mientras que el incremento en la provincia Salta fue de casi el doble: 15,4%, subió de 26,4% a 41,8% y para ese tiempo la indigencia (incapacidad de satisfacer necesidades mínimas de alimentación) se situó en 7,7% de la población; aunque el Instituto Nacional de Encuestas y Censos (INDEC) no registra los datos de pobreza a nivel departamental y municipal. Las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) en los departamentos afectados es del 38,96% de la población

El Ministerio de Salud de Salta reporta que hay por lo menos 855 niños y niñas menores de 5 años (la mayoría menores de un año) con desnutrición aguda en este momento, aunque el relevamiento de información sigue intensificándose dado que no se ha logrado cubrir al 100% todas las zonas sanitarias. En situación de riesgo de desnutrición se encontrarían adicionalmente unos 2,700 niños menores de 2 años y más de 7,500 niños entre 2 y 5 años quienes están al límite del umbral esperado de peso y talla para su edad, mientras que el resto de la población infantil rural vive en condiciones de inseguridad alimentaria. Además, la incidencia en malnutrición de adultos alcanza grupos en situación de vulnerabilidad como mujeres embarazadas y adultos mayores.

El Ministerio de Desarrollo Social de Salta señala que el agua contaminada que beben niños y niñas les ocasiona diarrea, conduce a la deshidratación y esta condición interactúa con la desnutrición y la malnutrición debilitando severamente su salud.

Es importante considerar que es temporada de lluvias en la zona, lo que hace incide negativamente en el acceso a comunidades rurales que se encuentran dispersas y en zonas donde los caminos se cortan con frecuencia por lo intransitable de sus vías de tierra. Hay riesgo de desborde de los ríos Pilcomayo y Bermejo con sus afluentes. Esto podría generar tanto inundaciones como situaciones de aislamiento de comunidades por días o semanas.

La misión realizada por el Coordinador Residente, UNICEF, ACNUDH, OPS/OMS, FICR y la Delegación de la Comisión Europea el 6 de febrero, así como la misión de terreno realizada por UNICEF del 4 al 6 de febrero, han permitido conocer la complejidad de la problemática en las dimensiones de salud, nutrición, agua, saneamiento e higiene, y protección principalmente.

Se identifica un problema estructural en cuanto al acceso a agua y saneamiento en las comunidades rurales. Los serios problemas de acceso a agua segura son evidentes. Así también, hay una ausencia de sistemas de saneamiento y de manejo de residuos sólidos.

Los líderes de las comunidades de pueblos indígenas señalan que los desafíos que enfrentan los cuales están relacionados a la falta de agua, alimentos, servicios de salud, y medios de vida, así como la exclusión social, la discriminación, la perdida de tenencia de tierras y la contaminación ambiental.

La provincia de Salta registra los indicadores más altos de violencia basada en género en el país. En las comunidades de pueblos indígenas se observa una relación inequitativa de género y las mujeres no se comunican fácilmente con personas foráneas.