Afghanistan

El invierno se recrudece y ACNUR resalta las apremiantes necesidades de las personas desplazadas por la fuerza en Afganistán

Format
News and Press Release
Source
Posted
Originally published
Origin
View original

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, hace un llamado para que se brinde más apoyo para satisfacer las apremiantes y agudas necesidades humanitarias de 3,5 millones de personas desplazadas por el conflicto en Afganistán, con inclusión de 700.000 personas que fueron desplazadas tan solo en 2021.

La falta de albergues con aislamiento térmico, la falta de prendas abrigadoras, la insuficiencia de combustible para generar calor, y la escasez de alimentos y suministros médicos son algunas de las carencias que enfrentan las personas desplazadas por la fuerza en Afganistán; mientras tanto, las temperaturas parecen llevar al congelamiento.

Después de más de 40 años de conflicto, Afganistán sigue siendo una de las crisis humanitarias más complejas en el mundo: hay personas en situación de movilidad en el país, y se han presentado emergencias climáticas y catástrofes naturales. Este año, se estima que las temperaturas llegarán a -25°C. Por desgracia, muchas familias desplazadas no cuentan con alojamiento adecuado, una necesidad de suma importancia si se espera que sobrevivan al crudo invierno.

La crisis humanitaria en Afganistán se agrava día con día. El hambre en el país ha llegado a niveles sin precedentes. Casi 23 millones de personas (es decir, 55% de la población) enfrenta niveles extremos de hambre, y casi 9 millones corren el riesgo de padecer hambruna.

Brindarles alimentos para evitar que la inanición se generalice es una prioridad suprema.

Este año, ACNUR brindó asistencia a alrededor de 700.000 personas desplazadas en el país; la mayoría, desde mediados de agosto. Se espera llegar a más personas. De momento, ACNUR ha llegado a casi 60.000 personas cada semana. En ese sentido, se requieren más recursos con urgencia para las personas en mayor situación de vulnerabilidad; entre ellas, madres solteras sin albergue ni alimentos para sus hijas e hijos, personas adultas mayores desplazadas que han tenido que hacerse cargo de nietas y nietos en orfandad, y personas que cuidan de seres queridos con discapacidad.

ACNUR ha estado llevando artículos de asistencia vital por tierra, atravesando los países vecinos, y por medio de vuelos humanitarios. La semana próxima, llegarán cinco vuelos más con artículos para el invierno obtenidos de los almacenes de ACNUR en Amán.

Los esfuerzos de ACNUR por ayudar a las familias desplazadas por la fuerza a superar las condiciones extremas no cesará durante la temporada invernal, es decir, hasta febrero de 2022. La respuesta comprende la distribución de artículos de ayuda, como mantas térmicas y prendas para el invierno. Los albergues se repararán y reforzarán; mientras tanto, las personas recibirán mantas de plástico y materiales de aislamiento para proteger los albergues de las inclemencias del tiempo.

Las familias en situación de vulnerabilidad recibirán ayuda en efectivo para que puedan satisfacer necesidades adicionales durante los meses más fríos, como adquirir combustible para generar calor.

ACNUR lanzó una campaña mundial de recaudación de fondos para el invierno, cuyo fin es ayudar a reducir la carga de las familias desplazadas por la fuerza en medio de los meses que mayor riesgo suponen no solo en Afganistán, sino también en otros países.

ACNUR agradece el apoyo que ha recibido, de gobiernos y donantes del sector privado, para seguir brindando asistencia y protección a familias en situación de vulnerabilidad, lo que incluye una generosa donación de Fast Retailing, socio del sector privado, quien contribuyó con un millón de prendas y brindó apoyo económico para las personas que han sido obligadas a huir durante el invierno.

ACNUR necesita aún más apoyo para continuar brindando asistencia vital mientras se acercan las semanas más frías de la temporada. En ese sentido, las necesidades de financiación de ACNUR para la situación en Afganistán en 2022, que incluye la respuesta sostenida durante el invierno, suman $374,9 millones de dólares (USD).

Ver también: Afganistán al borde

Para obtener más información con respecto a este tema, favor de contactar a:

En Bangkok, Catherine Stubberfield, stubberf@unhcr.org, +66 65 929 8062
En Ginebra, Babar Baloch, baloch@unhcr.org, +41 79 513 9549
En Nueva York, Kathryn Mahoney, mahoney@unhcr.org, +1 347 443 7646