Alerta 2007: Informe sobre los conflictos, derechos humanos y construción de paz

Report
from Escola de Cultura de Pau
Published on 30 Jan 2007
Sumario

Alerta 2007: informe sobre conflictos, derechos humanos y construcción de paz es un estudio que anualmente realiza la Unidad de Alerta de la Escola de Cultura de Pau de la Universitat Aut=F2noma de Barcelona, y que sintetiza el estado del mundo al finalizar el año a partir del análisis de varios indicadores. Para hacer el informe se han utilizado 30 indicadores, agrupados en nueve grandes apartados: conflictos arma-dos, situaciones de tensión y disputas de alto riesgo, procesos de paz, rehabilitación posbélica (acompaña-miento internacional), crisis humanitarias, desarme, derechos humanos y Derecho Internacional Humani-tario, desarrollo y dimensión de género en la construcción de paz. La descripción y el análisis de lo que ha ocurrido en el mundo a lo largo del año a través de estos indicadores puede ayudarnos a conocer mejor los avances, los retrocesos y las dinámicas de diversa índole que afectan al conjunto de la humanidad. La mayo-ría de estos indicadores, una vez entrecruzados, pueden ayudarnos también a comprender las influencias de unos factores sobre otros. La comparación de estos datos con los de años anteriores da al informe un carác-ter de alerta preventiva sobre algunas tendencias generales o sobre la situación de determinados países, lo que puede resultar =FAtil, entre otras cosas, para el rediseño de las políticas exteriores, de cooperación al desa-rrollo y de transferencias de armas, así como para elaborar políticas de prevención de conflictos armados y que permitan consolidar procesos de paz y de rehabilitación posbélica en el mundo.

Introducción

"Alerta 2007: informe sobre conflictos, derechos humanos y construcción de paz" es un estudio que anual-mente realiza la Unidad de Alerta de la Escola de Cultura de Pau de la Universitat Aut=F2noma de Barcelona, con la colaboración de otros programas de la Escola, y que sintetiza el estado del mundo al finalizar el año a partir del análisis de varios indicadores. El informe "Alerta" sintetiza también la información que la Unidad de Alerta edita quincenalmente un boletín con información sobre la actualidad internacional, "Semáforo", que a su vez es analizada trimestralmente en la publicación "Barómetro". (1) Otros aspectos analizados en este Anuario se amplían igualmente en publicaciones que pueden consultarse en nuestra web.

En el presente informe "Alerta 2007" se han utilizado 30 indicadores, agrupados en ocho grandes aparta-dos, a saber: conflictos armados, situaciones de tensión y disputas de alto riesgo, procesos de paz, rehabi-litación posbélica (acompañamiento internacional), crisis humanitarias, desarme, derechos humanos y Derecho Internacional Humanitario, y dimensión de género en la construcción de paz. La descripción y el análisis de lo que ha ocurrido en el mundo a lo largo del año a través de estos indicadores puede ayudar-nos a conocer mejor los avances, los retrocesos y las dinámicas de diversa índole que afectan al conjunto de la humanidad. La mayoría de estos indicadores, una vez entrecruzados, pueden ayudar también a com-prender las influencias de unos factores sobre otros. La comparación de estos datos con los de años ante-riores da al informe un carácter de alerta preventiva sobre algunas tendencias generales o sobre la situación de determinados países, lo que sin duda puede resultar =FAtil, entre otras cosas, para el rediseño de las polí-ticas exteriores, de cooperación al desarrollo, y de control de las transferencias de armas, así como para ela-borar políticas concretas de prevención de conflictos armados que permitan consolidar los procesos de paz y los contextos de rehabilitación posbélica.

Como podrá observarse en las conclusiones que figuran al final de este anuario, algunos datos cuantitati-vos relacionados con el estancamiento del n=FAmero de conflictos armados, el aumento de procesos de paz o de personas en fase de desmovilización, podrían dar la impresión de que el estado del mundo ha mejo-rado a lo largo del año. Un análisis cualitativo y detallado del conjunto de los indicadores, sin embargo, invi-ta a una lectura menos optimista, o en todo caso más crítica, sobre algunas tendencias que se están consolidando en los =FAltimos años, como la enormes dificultades para llevar a cabo procesos de rehabilita-ción posbélica de manera exitosa y resolver los factores estructurales de los países que recientemente han sufrido conflictos armados, la tremenda dimensión de crisis humanitarias como la que afecta a la región de Darfur (Sudán), el olvido sobre contextos en los que hay poblaciones en peligro por no atenderse sus nece-sidades básicas, el aumento de los gastos militares a escala internacional, las amenazas sobre el sistema global de derechos humanos como resultado de la estrategia antiterrorista, o la escasa atención hacia la dimensión de género en todo lo relativo a la construcción de paz. Demasiadas lagunas, en definitiva, sobre aspectos vitales que afectan al desarrollo y al porvenir de las personas, de las sociedades y de las futuras generaciones.

La concentración de varios conflictos armados en una zona determinada del planeta, donde figuran Afganistán, Iraq, Israel, Palestina y Líbano, más las tensiones con Siria e Irán, además de concentrar la aten-ción de la opinión p=FAblica y restar visibilidad a otras cuestiones, ha mostrado la absoluta inutilidad de algu-nas políticas exteriores militaristas y reduccionistas, que lejos de mejorar las situaciones de tensión las agravan y multiplican. El año 2007 ha empezado, al menos, con un cuestionamiento sobre las estrategias intervencionistas, muchos aspectos de las políticas antiterroristas y las limitaciones de las políticas exteriores unilaterales que no tienen capacidad de prever sus consecuencias, ni tan sólo a corto plazo. La prevención de conflictos, por tanto, contin=FAa siendo una asignatura pendiente mientras el discurso preventivo y su prác-tica no vayan de la mano y sepan realizar lecturas regionales y globales de los problemas.

A pesar de este panorama desolador, que en definitiva no hace más que reflejar unas tendencias iniciadas ya hace unos años, concurren al mismo tiempo dinámicas de signo más positivo y esperanzador, como la finalización de varios conflictos armados, la multiplicación de iniciativas de negociación en todos los conti-nentes, el fortalecimiento de la sociedad civil para encarar adversidades de todo tipo, una mayor conciencia planetaria sobre la delicada situación del medio ambiente, o la introducción de nuevos instrumentos para la protección de los derechos humanos. Hay razones, por tanto, para el pesimismo y para el optimismo, pero no siempre en todos los campos. En todo caso, cada año que transcurre aumenta un poco más nuestro conocimiento sobre lo que ocurre, sobre sus causas y también respecto a las medidas que deberían tomar-se para superar las adversidades y fortalecer las políticas que persiguen un mundo más igualitario y con menos sociedades excluidas o en peligro. En el =FAltimo decenio se han construido las bases para un cambio que habría de notarse en breve, merced a las posibilidades de comunicación entre las personas y la convic-ción de que hay que proteger a quienes sufren a causa de decisiones humanas, además de las que se ven desamparadas por fenómenos naturales que, también hay que reconocerlo, en parte son el resultado de políticas que ignoran o desprecian los límites de la naturaleza y su capacidad de autorregularse.

Hace pocos años inauguramos el siglo XXI con proyectos esperanzadores y buenos propósitos, pero corre-mos el riesgo de haber desaprovechado su primera década sin hacer lo que se debiera. Este "Anuario 2007" está repleto de datos de alerta y de análisis sobre políticas equivocadas, pero también de ejemplos de inte-ligencia, osadía, cambios de orientación y sentido de humanidad. El año 2015 será una fecha de examen general sobre nuestra voluntad de rectificación y a la vez de innovación, en parte para ver si hemos sido capaces de llegar a una meta de mínimos, reflejada en los Objetivos de Desarrollo del Milenio. En el Anuario del pasado año señalábamos con insistencia que esos objetivos eran perfectamente asumibles. Ahora debe-ríamos añadir que han de ser de obligado cumplimiento. Es una obligación moral cambiar las dinámicas des-tructivas que aquí señalamos y afianzar las de signo contrario. Desde la Escola de Cultura de Pau lo resumimos insistiendo en la necesidad de "construir paz" a todos niveles (político, económico, tecnológico, cultural, social y ambiental) y en todas las parcelas del planeta, sin excepción. Entendemos, además, que el cambio de paradigma que necesitamos no es una mera especulación para quedar bien en el prólogo de un Anuario, sino un imperativo para nuestra propia supervivencia y la de las futuras generaciones. Aunque lo compartimos de lleno, no nos basta ya el lema de "otro mundo es posible", porque creemos con firmeza que también "es necesario e imprescindible lograrlo a corto plazo". Las claves básicas para conseguirlo están en los mismos indicadores del Anuario: actuar a tiempo para que las tensiones no deriven en conflictos armados, fomentar los procesos de negociación, acompañar de forma inteligente a los países que salen de una guerra, evitar que la corrupción y el mal gobierno impidan encarar satisfactoriamente las crisis huma-nitarias, fomentar el desarme y la desmilitarización, apuntalar los instrumentos de derechos humanos, mejo-rar la gobernabilidad, proteger el medio ambiente o promover el empoderamiento de las mujeres en todos los niveles de la actividad humana, entre otros muchos aspectos.

Finalizo con un sincero agradecimiento a todas las personas e instituciones que nos apoyan en este empe-ño, y que posibilitan que este Anuario pueda redactarse y llegue a sus manos, especialmente a la Agència Catalana de Cooperació al Desenvolupament (Generalitat de Catalunya) y otras instituciones, como la AECI, que nos permiten observar las dinámicas del mundo para analizarlas y plantear propuestas.

Vicenç Fisas
Director de la Escola de Cultura de Pau

Nota:

(1) Tanto el boletín quincenal, "Semáforo", como el informe trimestral, "Barómetro", pueden ser consultados en la web: <http://www.escolapau.org>.