Las políticas de protección social deben “sintonizar” con los cambios en el mundo rural, si queremos erradicar el hambre y la pobreza extrema

Report
from Food and Agriculture Organization
Published on 26 Nov 2012 View Original

Durante la última década, los hogares rurales pobres de América Latina han diversificado sus fuentes de ingresos y estrategias de supervivencia, lo cual representa un reto para los sistemas de protección social de la región.

Santiago de Chile 26 de noviembre de 2012 – La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, señaló que las políticas públicas que se orientan a mejorar los ingresos de los hogares rurales pobres de América Latina deben considerar las nuevas estrategias de sobrevivencia de estos grupos y las transformaciones que han ocurrido en ese medio.

Ello considerando que el principal desafío para la erradicación del hambre de la región radica en fortalecer el acceso a los alimentos mediante sistemas adecuados de protección social y mecanismos de inclusión económica en el ámbito rural.

En los últimos años los procesos de modernización de la agricultura y las transformaciones del entorno rural han diversificado las fuentes de ingresos de los hogares pobres, resultando en diversas combinaciones de ellas.

De acuerdo a FAO, esto significa que desarrollo rural ya no se puede seguir confundiendo con desarrollo agrícola, pues la pobreza rural de la región sobrevive no sólo gracias a la agricultura familiar; sino que también al trabajo asalariado, mayoritariamente temporal, dentro y fuera de la agricultura; a las remesas que reciben de familiares emigrantes; y a las transferencias públicas, como pequeñas pensiones o transferencias condicionadas.

Tal realidad requiere de una mirada amplia desde las políticas públicas que buscan la erradicación de la pobreza y el hambre, y en particular desde los sistemas de protección social, que en general no logran incorporar a segmentos importantes de la población rural.

Este análisis fue presentado en el Séptimo Seminario Internacional: Seguridad Alimentaria, Pobreza Rural y Protección Social en América Latina y el Caribe, evento organizado por el Proyecto FAO de Apoyo a la Iniciativa América Latina y Caribe sin Hambre y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). A la cita asistieron representantes de gobierno, directores de programa e importantes expertos internacionales.

La necesidad de estrategias integrales de protección social

La mayoría de los países de América Latina cuentan con políticas y programas orientados a atenuar el padecimiento de la pobreza, la inseguridad alimentaria y mejorar el bienestar de los sectores más vulnerables.

No obstante, esa oferta de programas normalmente se encuentra dispersa y no considera las especificidades del ámbito rural, por lo mismo para la FAO se requiere de estrategias integrales de desarrollo en el ámbito rural, dentro de las cuales la protección social se articule a través de una institucionalidad que encabece y coordine la oferta pública intersectorial, con capacidades reales de gestión local.

Así, las políticas deberían actuar articuladas entre sí en una doble vía, resolviendo, por un lado, problemas estructurales como la desigualdad, la regulación de los mercados laborales y agroalimentarios y la ampliación de la seguridad social a trabajadores independientes, y por otro atenuando las carencias más urgentes de los sectores sociales más vulnerables a través de una ampliación en las prestaciones sociales y su cobertura, y un perfeccionamiento de los sistemas de transferencias de ingresos y los subsidios.

Nuevo portal de protección social

Durante el seminario, además, se lanzó un portal virtual que reúne material e información sobre protección social desarrollado por la División de Desarrollo Social de la CEPAL y otras instituciones.

El sitio contiene publicaciones regionales y por país, así como bases de datos sobre programas de pensiones sociales y de transferencias condicionadas de ingresos.