Alerta 2017! Informe sobre conflictos, derechos humanos y construcción de paz

Report
from Escola de Cultura de Pau
Published on 28 Feb 2017 View Original

Resumen ejecutivo

Alerta 2017! Informe sobre conflictos, derechos humanos y construcción de paz es un anuario que analiza el estado del mundo en términos de conflictividad y construcción de paz a partir de cuatro ejes: conflictos armados, tensiones, procesos de paz y género, paz y seguridad. El análisis de los hechos más relevantes del 2016 y de la naturaleza, causas, dinámicas, actores y consecuencias de los principales escenarios de conflicto armado y tensión socio-política en el mundo permite ofrecer una mirada comparativa regional e identificar tendencias globales, así como elementos de riesgo y alerta preventiva de cara al futuro. Del mismo modo, el informe también identifica oportunidades para la construcción de paz o para la reducción, prevención o resolución de conflictos. En ambos casos, uno de los principales objetivos del presente informe es poner la información, el análisis y la identificación de factores de alerta y de oportunidades de paz al servicio de aquellos actores encargados de tomar decisiones políticas, de intervenir en la resolución pacífica de conflictos o de dar una mayor visibilidad política, mediática o académica a las numerosas situaciones de violencia política y social que existen en el mundo.

En cuanto a la metodología, los contenidos de este informe se nutren principalmente del análisis cualitativo de estudios e informaciones facilitados por numerosas fuentes –Naciones Unidas, organismos internacionales, centros de investigación, medios de comunicación u ONG, entre otras–, así como de la experiencia adquirida en investigaciones sobre el terreno.

Algunas de las conclusiones e informaciones más relevantes del informe Alerta 2017! son las siguientes:

  • Durante 2016 se registraron 33 conflictos armados, de los cuales 32 seguían activos al finalizar el año. La mayoría se concentró en África (13) y Asia (10), seguidos por Oriente Medio (seis), Europa (tres) y América (uno).

  • Trece conflictos armados registraron una intensidad elevada durante el año: Libia, región Lago Chad (Boko Haram), Somalia, Sudán (Darfur), Sudán (Kordofán y Nilo Azul), Sudán del Sur, Afganistán,
    Pakistán, Turquía (sudeste), Egipto (Sinaí), Iraq, Siria, Yemen (al-houthistas). El porcentaje de casos de alta intensidad (40% del total de guerras en 2016) supuso un incremento respecto a años anteriores (31% en 2015, 33% en 2014).

  • Una gran parte de los contextos de conflicto (46%) registró un empeoramiento durante 2016, con mayores niveles de violencia e inestabilidad que el año anterior. En un tercio de los casos se observaron niveles de violencia similares a los del año anterior, mientras que en un 21% se asistió a una disminución de la violencia.

  • Más allá de la naturaleza multicausal de la conflictividad armada, la mayor parte de los conflictos –24 en total, equivalentes al 73%– tuvo entre sus motivaciones principales la oposición a las políticas domésticas o internacionales implementadas por los respectivos gobiernos o al sistema político, social o ideológico del Estado. Asimismo, las aspiraciones de carácter identitario y/o demandas de autogobierno estuvieron presente como una de las causas principales en un 52% de los casos –17 conflictos–.

  • Durante 2016, los conflictos armados continuaron causando gravísimos impactos en la población civil, además de destrucción de infraestructuras y repercusiones de largo plazo. Fue de especial gravedad el caso de Siria, con múltiples abusos cometidos a gran escala, que podrían ser constitutivos de crímenes de guerra y/o contra la humanidad.

  • Uno de los impactos de los conflictos armados continuó siendo el fenómeno de la violencia sexual.
    Durante 2016 se registraron episodios graves de violencia sexual en los conflictos de Sudán del Sur,
    Nigeria, Iraq, Siria y Myanmar, entre otros.

  • Se constató un grave aumento del desplazamiento forzado a nivel global, con un incremento de más de un 50% en un período de cinco años, según denunció ACNUR en 2016. Los balances de 2016 señalaban la continuación de la tendencia de años anteriores (65,3 millones de desplazados al finalizar 2015, incluyendo 21,3 millones de personas refugiadas). La guerra en Siria mantuvo al país como principal país emisor de población refugiada a nivel mundial.

  • Al finalizar el año 2016 se contabilizaron 34 embargos de armas dirigidos contra un total de 22 Estados y grupos armados no estatales, cuatro menos que el año anterior.

  • Durante 2016 se contabilizaron 17 conflictos armados y 59 situaciones de tensión en las que ni la ONU ni otras organizaciones regionales establecieron embargos de armas.

  • Durante 2016 se identificaron 87 escenarios de tensión a nivel mundial. Como en años anteriores, el mayor número de crisis sociopolíticas tuvo lugar en África (34 casos), seguida de Asia (20 casos),
    Europa (14), Oriente Medio (11) y América (ocho).

  • Las tensiones de mayor gravedad en 2016 fueron Angola (Cabinda); Etiopía; Etiopía (Oromiya);
    Kenya; Mozambique; Nigeria; RDC; Túnez; El Salvador; Bangladesh; RPD Corea-EEUU, Japón, Rep. de Corea; RPD Corea-Rep. de Corea; India (Assam); India (Manipur); India-Pakistán; Pakistán; Armenia-Azerbaiyán (Nagorno-Karabaj); Turquía; Egipto; Israel-Siria-Líbano; y Líbano.

  • En línea con años anteriores, algo más de la mitad de las tensiones en el mundo tuvieron un carácter interno (46 casos), más de una cuarta parte fueron tensiones internas internacionalizadas (25 casos) y casi una quinta parte fueron tensiones internacionales (16 casos).

  • En cuanto a la evolución de las tensiones, algo más de la mitad de los casos no experimentó cambios significativos (45 casos), una tercera parte registró un deterioro con respecto a 2015 (29 casos) y en algo más de una séptima parte de los casos se produjo una cierta mejoría (13 casos).

  • En línea con años anteriores, el 69% de los casos de tensión tuvo entre sus causas principales la oposición a las políticas internas o internacionales implementadas por los respectivos gobiernos o la oposición al sistema político, social o ideológico de los Estados, lo que propició conflictos para acceder o erosionar el poder.

  • El informe Alerta analiza 38 procesos y negociaciones de paz que tuvieron lugar durante 2016, de los cuales 15 transcurrieron en África, ocho en Asia, siete en Europa, cinco en Oriente Medio y dos en América.

  • En un importante número de procesos de paz los principales protagonistas de las negociaciones fueron los gobiernos de los respectivos países y actores armados.

  • En lo que respecta a las terceras partes implicadas en procesos de paz y negociación, destacó el papel desempeñado por Naciones Unidas –tercera parte en 13 de los 38 procesos analizados, un tercio del total (34%)–, en especial en África y Oriente Medio.
    También cabe mencionar el rol de tercera parte que juegan organizaciones regionales en diversas áreas, en especial en África y Europa.

  • Temas como el desarme de grupos armados, la entrega de arsenales, la reintegración de ex combatientes o la liberación de prisioneros estuvieron en la agenda de negociaciones y procesos de paz.

  • El 74% de los conflictos armados para los que existían datos sobre igualdad de género tuvieron lugar en contextos con graves o muy graves desigualdades de género.

  • Naciones Unidas señaló que más del 70% de las víctimas de trata son mujeres y niñas y que numerosos grupos armados de oposición se implican en delitos de trata.

  • La sociedad civil lamentó el escaso cumplimiento de los compromisos adquiridos el año anterior por los Gobiernos durante la revisión de alto nivel de la implementación de la resolución 1325 en materia de mujeres, paz y seguridad.

  • Organizaciones de mujeres de Myanmar, Malí, Sudán del Sur y Siria, entre otros países, reivindicaron mayor participación y capacidad de incidencia en los procesos de paz.

  • El acuerdo de paz firmado en Colombia por el Gobierno y las FARC incluyó un enfoque de género de manera transversal, convirtiéndolo en el acuerdo más avanzado en materia de igualdad firmado hasta la fecha.

  • El informe Alerta! identifica cinco oportunidades de paz para 2017: la inclusión de la perspectiva de género en el acuerdo de paz en Colombia; la reanudación de las conversaciones de paz entre el Gobierno de Filipinas y el NDF; la inclusividad en el proceso de paz en Myanmar; la reanudación de los mecanismos de prevención de incidentes y la introducción de la perspectiva de género en el proceso de diálogo en Georgia; y las negociaciones a nivel internacional que tendrán lugar en 2017 sobre la prohibición de las armas nucleares, que pueden ofrecer una oportunidad histórica para el establecimiento de un tratado en este ámbito.

  • El informe destaca otros 10 escenarios de alerta de cara al 2017: el incremento de la tensión en Etiopía; la inestabilidad crónica en Libia, que ha agravado la situación en el país; los múltiples frentes violentos que afectan a Nigeria; las consecuencias del colapso de facto del acuerdo de paz en Sudán del Sur; el conflicto enquistado en Afganistán y sus graves impactos en la población civil; el incremento de la violencia y la creciente presencia de ISIS en la región filipina de Mindanao; el deterioro de la cuestión kurda en Turquía y la multiplicación de los frentes de guerra; la agonía de la solución de dos Estados para el conflicto palestino israelí y el riesgo de mayor violencia cuando se cumplen 50 años de la ocupación de Gaza y Cisjordania; la retirada de países africanos de la Corte Penal Internacional; y Siria como ejemplo del fracaso en la protección de civiles en contextos de conflicto armado.