Níger. La AECID impulsa la seguridad alimentaria a través de una gestión eficaz del agua

DESARROLLO RURAL Y LUCHA CONTRA EL HAMBRE

La Agencia participa en Níger en la Iniciativa Agua para África, ejecutada por la FAO en África del Oeste, con el fomento de sistemas de riego de bajo coste.

Niamey, 06 de mayo de 2013. Este fin de semana, las comunidades rurales de Bagueye y Guindam Toudou (Tahoua) en Níger han recibido diverso material agrícola adquirido con financiación española en el marco del Proyecto de Apoyo a los Sistemas de Riego de Bajo Coste para el refuerzo de la Seguridad Alimentaria, impulsado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) en Níger.

Este proyecto se integra, a su vez, en la Iniciativa Agua para África, ejecutada por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura (FAO), desde 2008, en cinco países del África del Oeste (Burkina Faso, Mali, Guinea-Conakry, Senegal y Níger) y cuyo objetivo principal consiste en la mejora de la seguridad alimentaria mediante una gestión eficaz del uso del agua.

En el caso de Níger, esta iniciativa se traduce en la promoción del acceso de jóvenes y mujeres a los recursos productivos (tierra, insumos agrícolas y agua), la intensificación y diversificación de las producciones agrícolas, el refuerzo de las capacidades técnicas y organizativas de las asociaciones de productores y el apoyo a las actividades de extensión agraria a través de los servicios del Ministerio de Agricultura en la zona de intervención (regiones de Tahoua y Zinder).

Así, en las regiones de Tahoua y Zinder se ha instalado regadío en una superficie de 144 hectáreas mediante un sistema de riego que implica, no sólo una mejora en los sistemas de producción locales, sino también una gestión más eficiente en el uso del agua de esta zona saheliana.

La ventaja de este sistema radica en la reducción significativa de los costes de inversión al requerir sondeos manuales de poca profundidad (10-15 metros), a partir de los cuales se impulsa el agua de riego mediante la utilización de moto-bombas de baja potencia, asegurando así una distribución uniforme del agua.

El acto de entrega de los materiales agrícolas a las comunidades contó con la participación del coordinador general de la Oficina Técnica de Cooperación de la AECID en Níger, el representante residente de la FAO en el país y el director del Gabinete del ministro de Agricultura nigerino.

Un compromiso coherente con las políticas públicas nigerinas

La adopción, hace ahora un año, de la estrategia de Desarrollo Rural y Seguridad Alimentaria en Níger (Iniciativa I3N: Los nigerinos alimentan a los nigerinos, en sus siglas francesas), marca el compromiso que las autoridades del país saheliano han adquirido con el fomento de la Seguridad Alimentaria en un país en el que se sufren crisis alimentarias de manera recurrente y en el que uno de cada dos niños padece malnutrición.

En su programa de acción prioritario, la I3N se fija, entre otros objetivos, la puesta en valor de 10.000 hectáreas en riego para 2015. En este sentido, se ha aprobado el pasado mes de marzo la Estrategia de Promoción del Riego familiar a bajo coste, para armonizar y coordinar las intervenciones en el ámbito del desarrollo de la agricultura irrigada en Níger.

La Iniciativa Agua para África es coherente con la posición defendida por España en diferentes foros internacionales de cara a la adopción de políticas eficaces para garantizar la seguridad alimentaria en los países en desarrollo.

Este compromiso se vio de nuevo reiterado en la Reunión de Alto Nivel de Madrid del pasado 4 de abril “Seguridad Alimentaria y nutrición para todos”. En su declaración final, la comunidad internacional reconoció el papel de la agricultura familiar como sector clave para la erradicación del hambre y la pobreza en el mundo.

La AECID está presente en Níger desde el año 2008, coincidiendo con la apertura de la Oficina Técnica de Cooperación, y trabaja de forma prioritaria en el sector del Desarrollo Rural y la Seguridad Alimentaria, que ha absorbido prácticamente el 40% de la financiación movilizada a este país saheliano, apoyando mediante diferentes instrumentos la promoción de una agricultura más competitiva y sostenible.