El Coordinador Nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente Espinosa y el Subsecretario de Normatividad de Medios de la Secretaría de Gobernación y Vocero del Gabinete de Seguridad del Gobierno de la República, Eduardo Sánchez Hernández.

Report
from Government of Mexico
Published on 30 Sep 2013 View Original

Conferencia

México, D.F., 30/09/2013

Presentador:Buenas tardes. Gracias por aceptar esta invitación.

Están en esta conferencia el Subsecretario de Normatividad de Medios de la Secretaría de Gobernación y Vocero del Gabinete de Seguridad del Gobierno de la República, Eduardo Sánchez Hernández; el licenciado Luis Felipe Puente, Coordinador Nacional de Protección Civil; el ingeniero Enrique Guevara Ortiz, Director General del Centro Nacional de Prevención de Desastres; el licenciado Ricardo de la Cruz Musalem, Director General de Protección Civil; el licenciado Rogelio Golde García, Director General de Vinculación, Innovación y Normatividad en materia de Protección Civil, y el licenciado Josué Serrano Venancio, representante de la Dirección General de Gestión de Riesgos, Director de Coordinación en la Atención y Seguimiento de Desastres.

Adelante, señor Subsecretario.

Subsecretario Eduardo Sánchez:Muchas gracias. Muy buenas tardes tengan todos ustedes. Les agradezco mucho su presencia en

El propósito de este encuentro, tal y como nos ha instruido el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y de la misma manera en la que les comuniqué a ustedes en este mismo lugar, es conocer el informe que hoy presenta el Coordinador Nacional de Protección Civil, licenciado Luis Felipe Puente, en relación con las actividades que esta Coordinación Nacional, dependiente de la Secretaría de Gobernación, llevó a cabo con motivo de las emergencias suscitadas y provocadas por los ciclones Ingrid y Manuel.

Le cedo el uso de la palabra al Coordinador Nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente.

Coordinador Luis Felipe Puente:Muchas gracias, compañeros de la prensa. Muy buenas tardes.

Quiero hacer una narración clara de las situaciones que provocaron las emergencias que ha vivido nuestro país en este mes.

Quiero iniciar con que la fecha 9 de mayo de 2013 la Coordinación Nacional de Protección Civil solicitó a las entidades federativas la actualización de sus planes de emergencia, de respuesta ante fenómenos hidrometeorológicos, con la finalidad de procurar que cada entidad federativa estuviera preparada ante la Temporada de Ciclones Tropicales 2013.

A partir del 15 de mayo del presente año, la Coordinación Nacional de Protección Civil convocó a todos los titulares de Protección Civil del país a una reunión en el estado de Nayarit, con motivo del inicio de la temporada de lluvias y ciclones tropicales. En ella se acordaron los protocolos a seguir por los alertamientos, se impartieron cursos sobre inundaciones e inestabilidad de laderas, entre otros y se realizaron conferencias donde participaron la CONAGUA y el Servicio Meteorológico Nacional.

En esta reunión, la CONAGUA fue enfática en pronosticar una temporada de ciclones para este año, por arriba de la media histórica registrada en los años de 1949 al 2012.

El primer ciclón que se presentó esta temporada fue la tormenta tropical Alvin, por el océano Pacífico el día 15 de mayo, y por el Atlántico, Andrea, el 5 de junio.

Desde que inició la temporada hasta antes de Ingrid y Manuel se emitieron 214 boletines del Sistema de Alerta Temprana para Ciclones Tropicales. En todos los casos, tuvimos comunicación con las entidades federativas a las cuales afectaron cada uno de estos anteriores.

Estos boletines del Sistema de Alerta Temprana para Ciclones Tropicales, hemos tenido de ellos 13 ciclones en el océano Pacífico, para los cuales se han generado 140 boletines; y por el lado del océano Atlántico, Mar Caribe y Golfo de México, se han registrado 10 fenómenos, para los cuales se emitieron exactamente 74 boletines.

Desde el jueves 12 de septiembre se notificó a las entidades federativas que la CONAGUA, a través del Servicio Meteorológico Nacional, había identificado en ese momento ya la presencia de los fenómenos hidrometeorológicos que dieron origen a los ciclones Manuel e Ingrid, y conforme al Manual de Organización y Operación del Sistema Nacional de Protección Civil, se implementó inmediatamente el protocolo de alertamiento, activando así el Sistema de Alerta Temprana para Ciclones Tropicales.

Cabe destacar que la actuación de la Secretaría de Gobernación no se redujo solamente a la aplicación de los alertamientos y los protocolos mencionados, sino a llamadas telefónicas con todos y cada uno de los titulares de Protección Civil de las entidades que podrían verse afectadas.

Adicionalmente a ello, la CONAGUA emitió oficios el 12 de septiembre dirigidos a los gobernadores mencionados de cada uno de los estados.

Para el caso de Ingrid, desde el jueves 12 de septiembre se emitieron los boletines correspondientes, y cabe resaltar que para este meteoro se expidieron 21 boletines en su totalidad.

En lo referente a Manuel, se emitió el primer boletín de alertamiento el día 13 de septiembre a las 11:30 horas.

Es en ese momento señores, en el que la NOA, ahí está en el boletín, manda la imagen que toma la CONAGUA y en ese momento la CONAGUA a partir de la medición que hace la NOA, emite un boletín con los elementos que permite determinar las características de cómo viene cada uno de los fenómenos naturales.

De estos se emitieron 31 boletines en el caso de Manuel. Todos estos boletines de alertamiento están a su disposición en la página www.proteccioncivil.gob.mxen la sección de Alertamientos Históricos.

Quiero demostrarles. Aquí están cada uno de ellos, con cada una de las recomendaciones de acercamiento a los estados, recomendaciones de actividad de los estados mismos y características particulares de viento y de medición de agua de cada uno de ellos.

La NOA es para los Estados Unidos la dependencia que tiene la capacidad en la parte norte de América, de poder tener la medición específica del Sistema Hidrometeorológico con el que la CONAGUA se alimenta.

Para que la CONAGUA pueda emitir un boletín, y a su vez enviarlo a nosotros para que alertemos a estados y municipios, tiene que ser declarado por la NOA bajo el convenio que exista ya entre la NOA y la CONAGUA, para que las mediciones de los vientos, las características de avance, las características del fenómeno y la acumulación de agua que estos tienen puedan ser certificados por la NOA.

La NOA emite el boletín y en ese instante inmediatamente la CONAGUA lo certifica y lo emite a todos los estados, a todos los gobernadores y a todas las autoridades del Gobierno Federal, particularmente nosotros como Protección Civil emitimos no solamente el boletín, sino adicionalmente alertamos las condiciones y las actividades.

Conforme a lo establecido en la Ley General de Protección Civil se convocó para el 13 de septiembre la instalación del Grupo Interinstitucional Para Ciclones Tropicales.

El 13 de septiembre cuando ya sabíamos la existencia de los meteoros, tuvieron que estar presentes en una reunión de trabajo la SEDENA, la Marina, la Policía Federal, la Secretaría de Turismo, la Secretaría de Salud, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, de Relaciones Exteriores, acompañados siempre por la Cruz Roja para poder determinar las acciones a seguir en los Consejos Estatales de Protección Civil que se instalan.

Esto define que la actividad de carácter federal se debe transmitir a la actividad estatal y la actividad estatal asume la responsabilidad con las delegaciones federales y se instala en su consejo estatalmente para poder determinar las actividades que van a desarrollar en cada uno de los casos, conociendo ellos las características de su Atlas.

La mayoría de este país cuentan ya con un Atlas de Riesgos y el Atlas de Riesgos debe determinar y determina las vulnerabilidades de cuencas, ríos, construcciones, etcétera; acumulada la actividad de cada uno de estos sectores reunidos con ellos.

En consecuencia, ese mismo día 13 de septiembre y en seguimiento con lo que indican los protocolos respectivos, se continúa emitiendo boletines de alertamiento a todos los titulares de Protección Civil de las entidades federativas que podrían ser afectadas y como se comprueba con las constancias documentales que se hacen públicas en este mismo acto.

Como podrá apreciarse en esta lámina, se ratificó la recomendación de extremar precauciones por deslaves en las carreteras y mantener las restricciones a las actividades turísticas y recreativas en las zonas de playa de todos los estados.

A partir del alertamiento hecho por la Coordinación Nacional de Protección Civil, las autoridades estatales convocaron su sesión de sus respectivos comités estatales de emergencia.

Tenemos conocimiento que para tal efecto se instalaron dichos comités en 20 entidades de la República: Chiapas, Colima, Coahuila, Distrito Federal, Durango, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Tamaulipas, Veracruz y Zacatecas.

De acuerdo con la responsabilidad que la ley asigna, corresponde a las entidades federativas la activación de sus protocolos de emergencia e iniciar los despliegues operativos en coordinación con las regiones de la SEDENA, de Marina y la Policía Federal, para que les den apoyo en las solicitudes que ellos realicen, entre otras instituciones.

De igual manera tenemos constancia de que algunas entidades federativas instalaron refugios temporales preventivos y se realizaron las primeras evacuaciones en zonas de alto riesgo, como se aprecia en la lámina.

Pero quiero comentarles que durante esos días la Comisión Federal de Electricidad y la CONAGUA tuvieron necesidad de desfogar varias presas en el país hacia el Pánuco y hacia el Balsas. Ahí, adicionalmente a los alertamientos, nos comunicamos con las autoridades locales de los estados colindantes -Michoacán, Guerrero, Veracruz, en los casos- para poder pedirles a los titulares de Protección Civil que se apoyaran en la Secretaría de la Defensa Nacional y en la de Marina, para poder hacer evacuaciones preventivas ante la presencia del desfogue de las presas, que contenía ya un número muy importante del agua que contienen tradicionalmente estas presas.

La notificación se nos hizo a tiempo y nosotros, a su vez, emitimos llamadas telefónicas, hablamos con los titulares de Protección Civil y les pedimos que actuaran en estas evacuaciones, que fueron adicionales a las que ven aquí.

Es muy importante resaltar lo establecido en el Artículo 21 de la Ley Federal de Protección Civil, que a la letra dice:

“En una situación de emergencia, el auxilio a la población debe constituirse en una función prioritaria de la Protección Civil, por lo que las instancias de coordinación deberán actuar en forma conjunta y ordenada en los términos de esta ley.

“La primera instancia de actuación especializada corresponde a las unidades internas de protección civil de cada instalación pública o privada, así como a la autoridad municipal o delegacional que conozca de la situación de emergencia.

“Además, corresponderá, en primera instancia, a la unidad municipal o delegacional de Protección Civil el ejercicio de las atribuciones de vigilancia y aplicación de medidas de seguridad.

“En caso de que la emergencia o desastre supere a la capacidad de respuesta del municipio o delegación, acudirá a la instancia estatal o del Distrito Federal correspondiente, en los términos de la legislación aplicable”.

En las acciones de gestión de riesgos, se da prioridad siempre a los grupos vulnerables y a los de escasos recursos económicos.

Derivado de la interacción de ambos ciclones se originaron bandas nubosas que ocasionaron lluvias moderadas a intensas en gran parte del territorio nacional.

Recordemos que en esos días, teníamos en el Pacífico y en el Golfo de México interacciones de dos sistemas, que habíamos tenido lluvia de la temporada desde el inicio de la misma.

Aunado a estas lluvias, en los estados del centro se generaron escurrimientos hacia las partes bajas del país, lo que ocasionó un nivel acumulado de más de 162 mil millones de metros cúbicos de agua, lo que equivale a llenar la totalidad de las 4 mil 462 presas que existen en el país.

Quiere decir, señores, con esto, que la acumulación de agua de la temporada, más la estacionalidad que tuvieron los dos fenómenos, uno en el Pacífico y otro en el Golfo, sumaron todas las aguas que provocaron los escurrimientos, no así las lluvias en las costas; fueron las lluvias en las costas, más la suma de los escurrimientos que llegaron a las partes bajas de los estados.

Veracruz, Oaxaca, Guerrero, Michoacán, Sonora, tuvieron grandes afectaciones, Chiapas también. Hay estados que tuvieron afectaciones en infraestructura carretera, hay estados que tuvieron afectaciones en comunicación de sus poblados porque tuvimos una estacionalidad que no se preveían porque ahí estaban los dos detenidos y adicionalmente el descubrimiento de lo que había sucedido al inicio de la temporada.

Durante todo momento se mantuvo vigilancia al comportamiento tanto de Manuel, como de Ingrid.

Cabe señala que en el caso de Manuel todos los reportes meteorológicos, tanto de la CONAGUA, como de la NOA de los Estados Unidos de América, indicaron que este se mantuvo en calidad de moderado. Hasta el 18 de septiembre cuando se encontraba ya al sureste de los Mochis, Sinaloa, momento en el cual alcanzó en ese momento la categoría de huracán.

El 15 de septiembre a las 16:00 se instaló por primera vez en la historia de nuestro país el Comité Nacional de Emergencias, donde participan representantes de todas las dependencias federales.

Este hecho fue ampliamente difundido por los medios de comunicación que nos acompañaron en ese evento en la conferencia de prensa en el Centro Nacional de Prevención y Desastres.

Este día y así después de una emergencia en cualquiera de los casos es cuando se instala el Comité Nacional de Emergencias para activar todas las instancias del Gobierno Federal, Estatales y Municipales para actuar en consecuencia.

Desde ahí se coordinaron las acciones para la puntual atención de la emergencia, se aseguró la participación de todas las áreas involucradas y se estableció un representante permanente de cada dependencia en que dicho comité que informaría respecto a las actividades realizadas por cada una de las dependencias en todos los estados del país, sí, donde afectaron los meteoros.

De igual manera, se desplazó personal de la Dirección General de Protección Civil a los Estados de Guerrero, Veracruz y Tamaulipas, se trataba de funcionarios de mandos medios y superiores con experiencia en administración de emergencias y comando de incidentes que sirven aún como enlace entre las autoridades locales y federales en beneficio del rescate y atención a la población.

En el caso particular de Acapulco, debemos considerar que ahí se registraron lluvias intensas del 11 al 21 de septiembre y de manera ininterrumpida y que esta situación persistió hasta el día 27 de septiembre.

Del análisis de las lluvias se concluye que estas fueron extraordinarias del orden de los 1000 años de recurrencia, a lo que hay que sumar los escurrimientos naturales de la zona; esto sin contar con el hecho de que independientemente de la gran cantidad de agua proveniente del ciclón Manuel, también afectó gravemente al Estado de Guerrero el agua inusitadamente provino de escurrimientos generados por el huracán Ingrid, situación inédita en los registros históricos con los que contamos.

Ante el efecto del meteoro en Guerrero, la Secretaría de Gobernación determinó emitir una Declaratoria de Emergencia Extraordinaria para 49 municipios de aquel estado, lo que significa la atención inmediata con recursos del FONDEN para la distribución de insumos como son y fueron despensas, kits de aseo personal, de limpieza, cobertores, colchonetas y agua.

Quiero decirles la cantidad de agua con la que tuvo que lidiar con motivo de ambos meteoros fue por encima prevista de todos los sistemas de medición meteorológica, dada la interacción simultánea de ambos fenómenos y la acumulación previa provocada por la temporada de lluvias.

Y por tal motivo, las autoridades municipales y locales tuvieron que enfrentar la emergencia activando al máximo su capacidad operativa.

Los ríos y arroyos de la república han sufrido en los últimos años azolves desmedidos, por lo que han disminuido sensiblemente su capacidad de conducción de agua y en muchos casos la basura y el desarrollo habitacional y legal ha bloqueado los cauces naturales, lo que claramente ha provocado daños materiales y desafortunadamente pérdidas de vidas; esto sumado a la deforestación ilegal desmedida histórica que hemos tenido en este país que se ha visto en muchas zonas de la república…

La mayor parte de las pérdidas humanas fue provocada por los asentamientos ilegales en zonas acuíferas, laderas de los cerros y cauces naturales de agua.

Con el propósito de transparentar la actuación de la Coordinación Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación, pone a disposición del público en general un micrositio de internet en donde aparecen todas y cada una de las constancias del expediente Ingrid, así como el que corresponde a Manuel.

Lo anterior puede ser consultado en la página www.gobernacion.gob.mxinfociclonestropicales2013, donde se puede consultar el histórico de los alertamientos del Sistema Nacional de Protección Civil, los informes de los ciclones de CONAGUA, la información sobre periodicidad de los boletines meteorológicos y los correos electrónicos enviados a las autoridades estatales de protección civil acerca de los asentamientos Manuel e Ingrid.

Adicionalmente a ello, toda la información relacionada con la temporada de ciclones puede ser consultada en la página www.proteccioncivil.gob.mx.

Es importante puntualizar que los contenidos de los alertamientos fueron difundidos vía twitter, así como a través de las diversas entrevistas otorgadas por su servidor, por el Director General de Protección Civil, a radio y televisión.

Es de destacarse que Notimex emitió más de 20 boletines informativos con este tema y como consecuencia de lo anterior los medios de comunicación social llevaron esta información de manera destacada, tanto el jueves 12 de septiembre, como el viernes 13 de septiembre.

Es cuanto, agradeciendo a ustedes el apoyo que nos han venido dando en muchas entrevistas que hemos dado a medios de comunicación, para poder estar en contacto con la gente, con el público.

-Dirección General de Comunicación Social-