Continúa Operativo Federal de Salud en los estados inundados

Report
from Redhum
Published on 06 Oct 2013 View Original

México, 06 de Octubre 2013
Fuente: El Sol de México - MX

La vigilancia entre la población afectada por los huracanes "Ingrid" y "Manuel" en el interior de la República continúa por parte del sector Salud federal. De acuerdo a la Secretaría de Salud, hasta el momento no se han registrado brotes epidémicos.

El Operativo Federal de Salud continúa operando en los sitios afectados con 199 brigadas de salud (16 federales y 183 estatales), comandadas por el director general adjunto del CENAPRECE. El Sistema Federal Sanitario coordinado por el Comisionado Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) ha desplegado en los estados con mayor afectación 187 brigadas (20 federales y 167 estatales).

Y se mantiene el apoyo al operativo federal de salud, con un total de 110 Unidades Médicas Móviles distribuidas en las entidades federativas con mayor afectación, destaca el documento.

Hasta el momento se atienden únicamente infecciones respiratorias agudas, enfermedades diarreicas agudas, dermatosis y fiebre, de acuerdo al comunicado emitido por la dependencia, en donde recuerda que dicho Operativo Federal en Salud ha implementado acciones en los estados con mayor afectación por lluvias de Colima, Chiapas, Chihuahua, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí, Sinaloa, Tamaulipas, Veracruz y Zacatecas.

Entre las estrategias destacan la coordinación intersectorial, atención médica, atención a refugios temporales, vigilancia epidemiológica, promoción de la salud, vacunación, protección contra riesgos sanitarios, prevención y control de enfermedades transmitidas por vector.

Y la recomendación para la población es usar agua embotellada, hervida o desinfectada para beber; desinfectar el agua agregándole dos gotas de plata coloidal, o dos gotas de cloro por litro y dejarla reposar 30 minutos. O en su caso, hervir el agua por cinco minutos. Comer productos enlatados o que estén en frascos de vidrio sellados. Asegurarse que las latas no estén infladas.

Lavarse las manos con agua y jabón antes de preparar alimentos. Utilizar los lugares destinados para ir al baño. Acudir al médico o a la Unidad de Salud más cercana en caso de presentar: debilidad, ojos rojos y comezón, heridas, diarrea, náusea, vómito, catarro, tos y/o dolor de cabeza. Y sobre todo, no automedicarse.