Guía para la Implementación de Sitios Centinela en Centroamérica - un Sistema de Vigilancia y Alerta Temprana de la Inseguridad Alimentaria y Nutricional basado en la comunidad

Report
from Acción contra el Hambre
Published on 31 Jan 2013 View Original

1. Introducción

A pesar de los esfuerzos de los países para conseguir cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio, especialmente el relacionado con el hambre y la pobreza, el número de personas hambrientas no ha dejado de crecer desde hace diez años. Actualmente hay 928 millones de personas que padecen hambre muchos o todos los días del año y que no producen alimentos o generan dinero suficiente para poder comer tres veces al día. Esta cifra seguro que volverá a subir a finales de este año 2013,como consecuencia del empobrecimiento generalizado de los hogares vulnerables por la crisis económica.

Sólo en los últimos tres años,más de 120 millones de personas han entrado en la infame categoría de hambrientos,arrastrados por la crisis alimentaria (2007-2008), y la posterior crisis económica (2009-2012),de la que todavía no vemos el final en 2012.Si a esto le añadimos el impacto que están teniendo diversos fenómenos meteorológicos extremos (sequías,sismos,inundaciones, olas de frío) íntimamente ligados al cambio climático global, tenemos un panorama complicado para la alimentación y la seguridad alimentaria de millones de hogares de escasos recursos en América Latina.

En el caso de Centroamérica, su alta vulnerabilidad alimentaria,su elevada desnutrición crónica y el daño que están produciendo los tratados comerciales sobre los pequeños agricultores, hacen que esta zona proyecte un empeoramiento de su seguridad alimentaria en los años venideros. Sin embargo, la debilidad de los sistemas de información de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SAN) en países como Guatemala,El Salvador,Honduras y Nicaragua no nos permite identificar a tiempo los impactos de los factores externos sobre la nutrición y la alimentación, bien sean estos climáticos, económicos o antrópicos (producidos por el hombre).

Por tanto,hay una necesidad apremiante de fortalecer los Sistemas de Vigilancia y Alerta Tempranaquepermitanresponder a los cuestionamientos de dónde y cuántos padecen de hambre y cuándo y de qué manera las crisis globales, nacionales o locales impactan las frágiles condiciones de vida de la población y en base a esto poder prevenirlas