Acnur alerta sobre situación escolar de niños desplazados

Report
from Redhum
Published on 09 Sep 2013 View Original

09 de Septiembre de 2013
Region/Pais: Ecuador
Fuente: | Sistema Nacional de Proteccion Civil

Miles de niños desplazados por el conflicto armado en Colombia tienen problemas para recibir una educación normal, lo que ha llevado al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) a lanzar un plan para ayudarles en ese ámbito y que puedan “seguir siendo niños”, afirman sus responsables. De los cerca de cuatro millones de colombianos que han tenido que abandonar sus hogares a causa del enfrentamiento bélico, más de 300.000 se han refugiado en países como Ecuador, que, con 55.000 personas en su territorio (el 98 % colombianos), acoge la mayor cantidad de refugiados de Latinoamérica.

Amarga experiencia

La Acnur calcula que 12.838 de los refugiados en Ecuador (el 23 %) son niños y adolescentes y alerta sobre las dificultades educativas que afrontan a la hora de conseguir uniformes y materiales y resolver problemas administrativos para inscribirse en escuelas ecuatorianas, entre otras.

Para estos niños, el desplazamiento es una amarga experiencia que se agrava cuando a ésta se le añaden los problemas educativos, puesto que para ellos, “la integración en la escuela y en sus barrios es el vínculo esencial hacia su nueva vida”, señala un documento difundido por la Acnur sobre este programa.

Testimonios

El organismo ha recopilado los testimonios y dibujos de algunos niños sobre su situación para difundirlos en el contexto de este programa que, financiado por la Unión Europea (UE), beneficiará a cerca de 4.700 niños y jóvenes en los dos países (3.200 de ellos en Ecuador).

“Siempre he ido a la escuela, porque ahí se aprende. Mi papá siempre ha trabajado cultivando caña y maíz, y mi mamá trabajaba en la tienda (...) Pero desde que llegaron ‘ellos’ no nos ha ido muy bien, por eso estamos en el Ecuador. Nos pasamos acá, porque si no dejábamos la casa en 24 horas iban a matarnos”, relata uno de los menores.

Erica (nombre ficticio), de 12 años, cuenta también su triste experiencia como refugiada. “Estoy en Ecuador, yo me siento mal, porque todas las niñas se conocen, pero yo no. Por eso a veces me dan ganas hasta de llorar y yo quiero regresar”.

Complicaciones

El representante de la Acnur en Ecuador, John Fredrikson, dijo que en ambos países “hay garantías muy importantes en materia de derechos como el de la educación sin distinción de nacionalidad ni estatus migratorio”, pero, en realidad, para estos niños, “las cosas son más complicadas”.

Este proyecto “trata de garantizar que esos derechos, que ya están articulados, se hagan realidad, para que los niños tengan acceso a la educación y disminuyan las tasas de discriminación” que se producen en el encuentro entre menores de distintas nacionalidades.

Fronteras solidarias

La iniciativa, dotada con 500.000 euros, prevé apoyo económico a las familias, apoyo social en aspectos relacionados con la convivencia y la integración, actividades con profesores, deportivas y de otro tipo, agregó.

Entre las acciones se incluye, además, la concesión de becas, renovación de escuelas y entrega de materiales y uniformes. Todo ello con el objetivo de crear “fronteras solidarias” (el 40% de los niños desplazados a Ecuador vive en la zona fronteriza con Colombia) donde “se vea la presencia de los niños como valor agregado”.

Muchas veces, señala Fredrikson, los pequeños sufren situaciones de verdadera discriminación y acoso escolar por su condición de extranjeros, por lo que este tipo de proyectos pretenden facilitar la convivencia.

Proyecto en marcha

La Acnur ha puesto en marcha el programa en coincidencia con el inicio del curso escolar. “Es el momento oportuno, cuando inicia el año escolar, de reenfatizar esta campaña y no esperar que surjan problemas, sino actuar de forma preventiva”, comentó el representante de la agencia.

La UE, que obtuvo el Premio Nobel de la Paz en 2012, ha destinado los recursos económicos del galardón a la iniciativa ‘Niños de Paz’, que favorecerá la educación de 23.000 niños afectados por conflictos en el mundo y que incluye el proyecto puesto en marcha en Ecuador y Colombia.

‘Niños de paz’

° La iniciativa pretende “proveer a los niños acceso a la educación, mantenerlos fuera de las calles y protegerlos del reclutamiento ilegal por parte de los grupos armados, con el fin de que puedan seguir siendo niños”, señala la información de Acnur.

Los materiales difundidos por la agencia incluyen una cuña de radio que también invita a la reflexión sobre esta problemática: “Algunos niños juegan a ser invisibles, otros no quisieran serlo”, dice el spot.

El Dato

Del total de refugiados colombianos, un 40% se han asentado en las zonas fronterizas y un 60% se encuentra en los grandes centros urbanos de Quito y Guayaquil.