Empresarios para la paz

Report
from El Espectador
Published on 30 Oct 2013 View Original

Gobierno le pidió a sector privado contribuir en la reconciliación

La misión de los empresarios en el posconflicto es asumir compromisos en la reinserción.

Por: Alfredo Molano Jimeno

En la Cámara de Comercio de Bogotá se reunieron más de 200 empresarios para discutir sobre su papel en un eventual escenario de posconflicto. La iniciativa se denomina Business for Peace (Empresas por la Paz) y pretende que el sector privado suscriba un acuerdo de colaboración para la reinserción de los combatientes que se desmovilicen en el marco de un acuerdo de paz, así como también busca incentivar el diálogo a nivel empresarial para construir caminos de entendimiento.

Desde La Habana (Cuba), donde el Gobierno y las Farc adelantan la decimosexta ronda de diálogos, el jefe de la delegación del Ejecutivo, Humberto de la Calle, envió un mensaje al sector privado para que asuma su rol en el proceso de reconciliación del país. En una intervención a través de videoconferencia, afirmó que lo que justifica desde el punto de vista ético la presencia del Gobierno en La Habana “no es favorecer a la guerrilla ni aplaudir la violencia, sino todo lo contrario: terminar el conflicto”.

De la Calle sostuvo que se ha cumplido rigurosamente con la agenda de negociación, plasmada en el acuerdo para la terminación del conflicto, y que en este momento se aborda el punto de la participación política: “Se trata de evitar la combinación de formas de lucha, algo que ha sido tan doloroso en la historia de Colombia. No queremos urnas y armas, lo que queremos es una guerrilla que se desmoviliza, inicia un proceso de dejación de armas y da el paso hacia la civilidad para que, con garantías y en democracia, ejercite su tarea política”.

Asimismo, el delegado negociador del Gobierno señaló que la firma de un acuerdo con la guerrilla no es en sí misma la paz, sino que ésta llegará luego de una etapa de desarrollo de los acuerdos y de transformaciones sociales, tal y como quedó plasmado en el acuerdo parcial ya suscrito sobre el tema agrario. Agregó que durante esa etapa de posconflicto el país requerirá del apoyo de todos los sectores de la sociedad y el papel de los empresarios es fundamental: “¿Qué pueden hacer ustedes en el posconflicto? Coadyuvar la acción del Estado. Este no es un problema sólo del Gobierno, aquí tenemos que participar todos. Todos tenemos que asumir compromisos, particularmente en el terreno de la reinserción”.

Y concluyó: “Allí hay un espacio enorme para los empresarios, pero no se limita a eso. No es un problema de empleo para los reinsertados, es mucho más que eso. Los empresarios son quienes van adelante buscando la formulación de políticas públicas y hacer que el Estado sea más eficiente. Ni de perdón, porque este es individual, pero tanto el Estado como el sector privado sí pueden contribuir a un clima que contribuya a la reinserción y después al proceso de reconciliación nacional”.

Al evento asistió Alejandro Éder, alto consejero para la Reintegración, quien llamó la atención sobre las especulaciones que hoy se hacen en torno a una eventual etapa de posconflicto en Colombia, cuando lo que se necesita entender es que el Gobierno tiene una experiencia de diez años en políticas de posconflicto y reintegración de desmovilizados: “El reto es que la sociedad asuma la construcción de la paz. Si queremos un país en paz, debemos entender que ésta no caerá del cielo sino que la tenemos que construir todos, contribuyendo a los cambios que necesitamos, por ejemplo, mejorando las prácticas de responsabilidad social de las empresas o brindando oportunidades a quienes han dejado los grupos ilegales”, dijo.

La clausura del evento estuvo a cargo del vicepresidente Angelino Garzón, quien defendió el proceso de paz y advirtió: “En 50 años nadie recordará a quienes le apostaron a la guerra y se tendrá en la memoria a quienes le apostamos a la paz y logramos la reconciliación, que no es un asunto del Estado sino de toda la ciudadanía. Un asunto que involucra a generaciones enteras”. Garzón también les pidió a los empresarios que se involucren en el proceso de paz porque ellos serán los principales beneficiarios. “Sólo tendremos un país moderno y en progreso cuando tengamos la paz. En la guerra es más fácil violar los derechos humanos y atacar las inversiones; en la paz, las inversiones estarán más seguras y tendrán mejores perspectivas”, sostuvo.

El vicepresidente concluyó su intervención hablando del perdón: “En una relación de derechos y deberes, los voceros de las guerrillas tienen que pedirle perdón al pueblo colombiano por las acciones violentas que han cometido: por el secuestro, por las minas antipersonas, por el reclutamiento forzado de niñas y niños. Pero el establecimiento colombiano también tiene que pedir perdón. Perdón por la relación que ha habido de muchos servidores públicos, incluyendo miembros de la Fuerza Pública y parlamentarios, con el paramilitarismo y el narcotráfico. Tiene que pedir perdón por la impunidad y por la falta de equidad social. Si la guerrilla se compromete a no reclutar más niños, el Estado debería comprometerse a dar más y mejor educación”.

En cuanto a la respuesta de los empresarios, la presidenta ejecutiva de la Cámara de Comercio de Bogotá, Mónica de Greiff, ratificó el compromiso de la entidad para ayudar a promover, articular y desarrollar la plataforma de Empresas para la Paz, liderando una mesa técnica dentro de la Red Pacto Global Colombia de las Naciones Unidas, “en donde las organizaciones firmantes de la iniciativa puedan identificar prioridades de actuación y generar alianzas, con el fin de realizar acciones que contribuyan a la construcción de paz, a la estabilidad y al desarrollo económico y social”, según enfatizó.

Hasta el momento, además de la Cámara de Comercio de Bogotá, las empresas firmantes de la iniciativa son: Telefónica, Andesco, Carlos Alberto Plata, Grupo Energía de Bogotá, Indupalma, Isagén, Magma Ingenieros Contratistas, Pacific Rubiales Energy, Fedeseguridad, Hacienda La Gloria, Unilever y Tipiel.

amolano@elespectador.com

@AlfredoMolanoJi