Desplazada, fundadora y emprendedora

Report
from World Food Programme
Published on 29 Jan 2014 View Original

Enolfa Jiménez ha encontrado enfrentado adversidades a lo largo de su vida, pero ha logrado superarlas. A pesar de haber sido desplazada de su vereda hace 15 años, mantuvo sus deseos de superación y dar siempre lo mejor. Fue así como se convirtió en fundadora de la Asociación de Familias Emprendedoras (ASOFEM). Enolfa nos habla de su experiencia y del papel clave que jugó el PMA en su comunidad.

BOGOTÁ -- Enolfa Jiménez es un ejemplo de liderazgo en su comunidad. Originaria de la zona rural del municipio de Tierralta, departamento de Córdoba (norte de Colombia), Enolfa fue desplazada de su vereda hace 15 años y tuvo que irse al casco urbano. Fue allí donde decide formar parte de los miembros que fundaron la Asociación de Familias Emprendedoras del barrio Montevideo (ASOFEM), una organización que se dedica a la preparación de alimentos lácteos y cárnicos, y a administrar una panadería.

El proyecto ASOFEM comenzó hace 10 años y el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) jugó un papel muy importante desde sus inicios. El sueño de 10 mujeres de construir una panadería como una alternativa para generar ingresos empezó a tomar forma luego de la constitución de la sociedad y la construcción del futuro establecimiento.

“Mientras construíamos la panadería, el PMA nos brindaba alimentos bajo el programa Alimentos por Trabajo”, dijo Enolfa. Con las raciones de alimentos aseguradas, las mujeres pudieron concentrarse en su panadería sin tener que preocuparse por lo que comerían sus familias.

Ese fue el comienzo de una colaboración constante entre el PMA y Enolfa. Ella y su familia han sido beneficiarios de la Operación Prolongada de Socorro y Recuperación (OPSR) del PMA en términos de proyectos de apoyo a madres gestantes y lactantes, y en las comidas escolares a sus hijos. Fue gracias a este apoyo que Enolfa decidió que quería dar más de sí.

Actualmente Enolfa es miembro del comité de veeduría de alimentos, colaborando en el control y seguimiento de las entregas en la panadería. Cabe destacar que las instalaciones del negocio sirven de centro de acopio de los alimentos que son entregados por el PMA a la comunidad como parte de sus programas.

Como prueba de la pujanza de su negocio, Enolfa y sus colegas de ASOFEM han logrado expandir su línea de negocio haciendo catering para eventos. Otra muestra del aumento de sus capacidades se dio cuando ASOFEM organizó la logística de un evento organizado por la Agencia Nacional para la Superación de la Pobreza Extrema (ANSPE) y el PMA. Dicho evento era parte del proyecto de capacitación para generación de ingresos impartido en colaboración Tierralta.

La asociación se ha convertido a través de los años en un aliado activo del PMA, gracias a la tenacidad de sus miembros y el liderazgo de mujeres como Enolfa, quien sostiene que sin la presencia y apoyo brindado por el PMA su historia hubiera sido distinta.

“Usted se imagina que habría pasado si no hubiéramos recibido esa ayuda (…) el PMA ha tenido un gran impacto en Tierralta. Eso ha permitido el desarrollo de nuestros niños y de la comunidad”, afirmó nuestra entrevistada.